no juguemos con la alimentación

Siempre se ha dicho, y todos lo hemos podido observar en directo, que las necesidades energéticas disminuyen con la edad, se tiende a perder el apetito y se descuida la alimentación y eso supone un peligro para nuestra salud ya que, independientemente de la edad, el cuerpo necesita siempre los mismos nutrientes, aunque varíen las cantidades que el organismo necesita.

Parece ser que los problemas fisiológicos que acusamos pueden estar relacionados con una mala alimentación, por ejemplo los trastornos digestivos, una pérdida progresiva de del olfato y el gusto, el deterioro de funciones cognitivas, las enfermedades crónicas, la artritis, la hipertensión, el derrame cerebral, las insuficiencias cardiacas y respiratorias, la diabetes, el cáncer y la osteoporosis. Hemos visto varios artículos que hablan sobre la influencia que la nutrición ejerce sobre esas dolencias y la propensión a padecerlas.

“Entre las deficiencias de nutrientes específicos más comunes cabe mencionar las de las vitaminas B6 y B12, los compuestos derivados del ácido fólico, la vitamina D y el calcio. El paso de los años también acarrea una peor asimilación de nutrientes esenciales, como por ejemplo, la disminución de la capacidad de sintetizar la vitamina D en la piel y la capacidad intestinal de absorber los nutrientes. Se atribuyen propiedades benéficas a los antioxidantes, como las vitaminas C y E, así como a otras substancias presentes en la fruta y la verdura; en particular, la de reducir el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer.”

A veces es que estamos un poco aburridos de comer siempre lo mismo o cansados de pasar tanto rato en la cocina, por si os sirve de estímulo os recomendamos una página que puede sugeriros cosas nuevas o con apetitosas presentaciones… su título no mas —– de mama

no_juguemos_con_alimentacion
fotografías del blog no mas —- de mamá

y recordemos que “al mejorar la ingesta alimentaria, se aumenta el aporte nutritivo, lo que influye positivamente en las reacciones inmunológicas, en el estado de ánimo y en la sensación de bienestar de las personas. La malnutrición incide en el incremento de la tasa de mortalidad, la propensión a las infecciones y la merma de la calidad de vida.”

 

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.