Omhu, otro diseño es posible

Creo que la palabra ortopedia es una de las que nos producen un escalofrío inmediato, la asociamos enseguida con imágenes grises, feas, tristes, y faltas de glamour.

Creo que la palabra ortopedia es una de las que nos producen un escalofrío inmediato, la asociamos enseguida con imágenes grises, feas, tristes, y faltas de glamour.

La prioridad para quien proyecta objetos relacionados con la enfermedad, los problemas, las incapacidades… es la funcionalidad, objetos que son ayudas y que por lo tanto deben cumplir una serie de requisitos básicos para ayudar a superar las deficiencias que hacen imprescindible su uso.

Pero si las necesidades físicas son las únicas en las que el diseñador centra su trabajo el resultado es ese objeto frío, hospitalario y aburrido que incorporamos de forma forzada en nuestra vida.

Estamos seguros de que el diseño es mucho más, si los objetos han de convivir con personas vitales hagámoslos divertidos, si hemos de meterlos en nuestro salón ¿por qué no se hacen de madera?, si el color no está prohibido en nuestras vidas démosles la nota alegre…  al fin y al cabo si van a formar parte de nuestro día a día queremos convivir con ellos a gusto como lo hacemos ya con nuestras gafas.

Esperemos que más de un fabricante reflexione al respecto y busque diseñadores que, además de respetar las tablas antropométricas, sepan dar vida a sus productos.

Os enviamos a la web de omhu que nos ha sugerido este artículo. Omhu comenzó como respuesta a una necesidad cuando su fundadora Rie Nørregaard se enfrentó a la necesidad de encontrar para sus padres las ayudas mejor diseñadas y descubrió que frente a la proliferación de  productos para bebés no existía una oferta de productos bien diseñados para este otro grupo de edad. Diseñadora, danesa y convencida de que la funcionalidad y un diseño vibrante que no se excluyen mutuamente montó una empresa que se ha convertido en un movimiento además de ser un negocio por su actitud hacia el diseño y hacia la vida que puede ser imperfecta pero también hermosa

Son solo bastones pero pensados de principio a fin: mango más amplio para permitir un agarre más fácil con un punto de apoyo ergonómicamente más correcto, un higiénico mango de madera contrachapada de abedul con agarres de caucho sintético y acabado de aceite para evitar el moho y deterioro. Con el tiempo la madera envejece mejor que los plásticos. El eje de la caña es de aluminio para dar mayor seguridad, disminuir peso e introducir obligatoriamente una nota de color. Los bastones son ajustables y sus puntas, la zona de mayor desgaste, muy resistentes al fabricarlas con material de bota de senderismo. Todos los detalles pensados: diseño.

diseño_ortopedia1

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .