mi talón de aquiles

Todos tenemos nuestro punto débil y uno de los más comunes, coincidiendo con el héroe griego, son los pies. Si vamos de zapaterías hay que tener en cuenta, además de que nos guste el modelo y el color, una serie de cosas que harán que mañana no nos arrepintamos de nuestra elección. El Instituto de Biomecánica de Valencia IBV tiene varias guías gratuitas con consejos para vendedores y compradores de calzado que pueden venirnos bien a la hora de seleccionar nuevos zapatos. Hay recomendaciones para calzar niños, mayores o deportistas, todo consejo es bueno. Os resumimos lo más básico, el resto podéis descargarlo en su web.

– Selecciona el calzado teniendo en cuenta tus necesidades, problemas o manías. Piensa antes si los vas a usar para andar por casa, salir a la calle, o hacer ejercicio. Atención si tienes problemas de talones, en los dedos o juanetes que luego te apretarán aquí o allá. También si tienes problemas circulatorios o sobrepeso, a veces puedes tener los pies y las piernas hinchados.

– El calzado siempre debe adaptarse a tu pie y no al revés. Pruébate los zapatos en ambos pies y anda un poco con ellos puestos y con los calcetines o medias que vayas a llevar. Asegúrate de que entre el dedo más largo y la puntera sobra un centímetro, los dedos no deben tocar la parte de arriba de la puntera, especialmente en personas mayores. Comprobar que no queda demasiado suelto de ancho, la zona más ancha del pie debe coincidir con la del zapato.

-El calzado más cómodo debe ser ligero y flexible. En relación al corte, lo ideal es un zapato cerrado alto sobre el empeine, con la trasera cerrada y bien ajustada al talón, ya que con ellos resulta más fácil andar que con zapatos abiertos.

– Y para mantener en buen estado nuestras articulaciones mejor que sean muy estables y que amortigüen los impactos. Una trasera estable evitará caídas y lesiones de tobillo y desde luego si hay que andar con ellos mejor zapato cerrado, de suela gruesa y relativamente blanda.

– Para evitar caídas y resbalones fijaros en el dibujo de la suela, debe tener un buen agarre tanto en superficies secas como mojadas.

– Si llevas plantillas, que sean de materiales blandos, con perforaciones bajo los dedos y la bóveda plantar para que el pie no sude.

– Y asegúrate que el acabado del calzado garantice el confort térmico. Si tienes problemas circulatorios los pies suelen estar fríos en invierno, los forros interiores tipo lana o acolchados son los más adecuados. En cambio, si buscas frescor, es mejor optar por un forro que absorba el sudor.

mi_talon_de_aquiles

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .