buenas costumbres

Siempre hemos oído que hay que hacer cinco comidas al día, pero nadie hace mucho caso de esta recomendación ya que el miedo a engordar nos impide atender a propuestas que supongan comer más. Pues si, resulta que es verdad, nos lo han razonado y lo hemos comprobado, disminuir el tiempo entre comidas ayuda a no engordar, así que tendremos que replantearnos nuestros picoteos para traducirlos en un hábito saludable y añadiremos de nuevo a las tres comidas básicas un almuerzo y una merienda.

Dicen que los niveles estables de glucosa en sangre retrasan la aparición de hambre, influyendo en la sensación de bienestar y que al comer de manera más frecuente, y en menor cantidad, las digestiones son más sencillas. Si alargamos el tiempo entre las comidas, se llega a la siguiente con hambre y ansiedad y se come más rápido y en mayor cantidad. La ansiedad provoca un mayor deseo de alimentos ricos en grasas y azúcares, así que se buscan los alimentos menos adecuados y la dieta pierde calidad.

Las dos nuevas comidas diarias de las que hablamos son el almuerzo y la merienda de toda la vida, las que suprimimos a partir de una cierta edad. Pero ahora ya no tenemos vía abierta a los bocatas y los bollos con chocolate de toda la vida. Nuestra nueva dieta mas bien debe consistir en una ración de fruta y un bocado de alimentos ricos en proteínas y bajos en grasa como queso desnatado, atún natural, productos cárnicos magros como jamón serrano, jamón cocido, lomo embuchado. El otro tentempié del día puede ser un yogur con cereales y fruta, o un vaso de leche con una tostada con aceite de oliva. Hay que beber además, preferiblemente agua o zumos de frutas naturales y dejar de lado las bebidas carbonatadas.

Como no se trata de lanzarse a la bollería, snacks, golosinas,… o alimentos que favorecen el aumento del peso, conviene tener en cuenta varias cosas hasta que consigamos desarrollar un nuevo hábito saludable:
– hay que planificar al igual que las comidas principales para tener variedad y calidad
– podemos aprovechar para completar las raciones diarias recomendadas de los nutrientes deficitarios en nuestra dieta habitual, fibra, frutas, cereales, lácteos, frutos secos…
– debemos evitar los refrescos y las bebidas azucaradas y aprovechar para aumentar nuestra hidratación diaria y el efecto diurético para eliminar toxinas
– conviene planificar el escenario, mejor llevar el tentempié preparado de casa para evitar tentaciones y hacer una pausa para aumentar el efecto saciante de estas nuevas comidas tomándolas con tiempo, tranquilidad y sin distracciones estresantes.

Esta nueva forma de comer dicen que también mejora el rendimiento físico e intelectual proporcionando los niveles de energía y nutrientes necesarios a lo largo del día y evitando el cansancio físico y mental.

Todo son ventajas, ya es hora de intentarlo, podéis ver más información aquí

 

buenas costumbres
fotos de Openphoto,net, autores: Hester, Van Leen y Wendy.

 

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .