el maravilloso mundo de las barbas

Está claro que gustan las barbas y que lo que parecía una moda pasajera ha llegado para quedarse. Prueba de ello es la reapertura de negocios que a nivel local habían desaparecido, las barberías. Las barberías, la enseñanza de técnicas de corte, la comercialización de productos para su cuidado, una afición y un estilo de vida que devienen medio de vida.

El año pasado dedicamos algún artículo a las barbas, la sorpresa de la reaparición de la moda de las barbas en las calles, un fotógrafo con un proyecto dedicado en exclusiva, y unas inevitables entradas sobre los bigotes que, ya se sabe, son primos hermanos de estas.

Lord Jack Knife, es decir Salvador Chanzá, valenciano por más señas, ha sido un pionero en España del corte y cuidado de la barba, el precursor de este revival por decirlo de algún modo. Su barbería, 59ers Barber Shop que cerró este verano para dedicarse a la enseñanza por todo el mundo de técnicas de corte, demostró que la barba podía ser un negocio y un espacio vital y masculino que saca al hombre de las peluquerías en las que entró en los años 70 de un modo un tanto forzado.

Nuestra generación, la de los mayores de 50, con un afán igualitario destruyó unos espacios, que más allá de lo evidente, el cuidado capilar, eran lugares de reunión social. Tanto las peluquerías femeninas como las barberías, perdieron esa connotación lúdica con la conversión a la moda unisex. En los nuevos locales nunca se consiguió la pretendida interacción social.

Sea por estar dedicados a una actividad higiénica y estética, en la que se trataba la apariencia, el disimulo a efectos de atracción al otro sexo, sea por evitar la intrusión del otro sexo en rituales estéticamente íntimos, nunca he visto en estos establecimientos interacciones sociales más allá de la del profesional con su cliente. Sin embargo, recordad la fiesta que era ir a la peluquería de señoras de nuestra infancia, o cuando teníamos que ir a buscar a nuestro abuelo a la barbería que para nosotras, las chicas, era un lugar misterioso en el que se ‘hablaba’.

Evidentemente en las barberías se hablaba de los mismos cotilleos que en las peluquerías de señoras y en estas se trataban las mismas cuestiones candentes que en las barberías, pero con la tranquilidad de que nadie del otro sexo accedía a tus secretos. Si el masaje y la manicura formaban parte de una buena sesión de afeitado o si esas cejas llevaban el mismo tinte del pelo, ¿por qué debe enterarse mi vecina o mi vecino?

Pues bien las barberías han vuelto, no se si la de Salvador Chanzá fue la primera, desde luego si que lo ha sido en Valencia, y al rebufo de está han aparecido entre otras La Barbería 13 y Los tres bigotes y en Benidorm EddyPatry BarberShop. Todas ellas especializadas en la barba y algunas en su eliminación, porque tiene que haber de todo.

Podría parecer que es un fenómeno local, nada más lejos de la realidad. La revista GQ en diciembre del 2013 ya publicó un artículo con una selección de buenas barberías a nivel mundial en la que aparecen locales desde Moscú a Rotterdam pasando por la ya desaparecida 59ers Barber Shop de Valencia.

14maravillosomundobarba
fotografías de las webs de los 3 bigotes, eddy patry y lord jack knife

 

 

 

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s