en clave de humor

Hace unas semanas descubrimos una película de esas que si se pone a tiro no se debe dejar pasar. Es pura comedia negra. Mayores y eutanasia en clave de humor, pero se trata de un humor entrañable que mantiene en todo momento un tono respetuoso ante tan polémicos temas. Se trata de una película israelí cuya trama transcurre en una residencia para mayores, en las proximidades de Jerusalén, y donde tres lúcidos ancianos se sienten obligados a buscar soluciones para poder ayudar a sus amigos a cumplir su voluntad de morir.

Nos gustó el tratamiento del tema, la forma como resuelve el conflicto emocional que se plantea ante el dolor y la muerte cuando existe una fuerte relación de cariño y amistad con la persona enferma. Para los protagonistas, una vez tomada la difícil decisión, se acaba toda violencia y ese es el origen del título, “la fiesta de despedida”, una reunión de amigos que acuden serenos a tu llamada para ayudarte a marchar.

Nos encantó la interpretación de unos canosos actores, que como hemos comentado en otras ocasiones y a propósito de otras películas sobre mayores, controlan perfectamente su oficio y lucen magníficos frente a la cámara. La definición y el tratamiento de los personajes es otro de los logros de la película, bondadosos, vitales, leales, valientes y coherentes. Yehezkel el autor de la “máquina de eutanasia” y su mujer Levana son una pareja con una relación entrañable.

Nos sorprendió la ambientación de la película, y aquí nos salimos un poco del tema, para comentaros algo sobre la residencia en la que viven los personajes. La película se desarrolla en un complejo para mayores en el que los residentes disponen de atención especializada y de espacios y servicios comunes como piscina, comedor, jardín, gimnasio… pero cada uno se aloja en un apartamento en el que preservar su intimidad, cocina incluida. Además del concepto de privacidad compartida nos fijamos en el detalle que hace tan atractivo un lugar como este, ¡la decoración! Espacios comunes y privados están diseñados, amueblados, pintados, decorados, como un hogar y no como un centro asistencial. Esa es una de las razones que en nuestro país nos tira de espaldas al acercarnos a un centro para mayores, lo anodino, impersonal, horriblemente feo y mal entendido como “funcional” de su aspecto (no nos atrevemos a llamarlo decoración).

Volviendo a la película, si podéis dedicar hora y media en verla disfrutareis con este drama/comedia, e independientemente de lo que penséis sobre la eutanasia recibiréis un baño de optimismo sobre la amistad y las relaciones personales… ¡y sin ñoñerias!

La fiesta de despedida
dirección y guión: Sharon Maymon y Tal Granit
intérpretes: Ze’ev Revah, Levana Finkelstein, Aliza Rozen, Ian Dar y Rafael Tabor
fotografía: Tobías Horchstein
música: Avi Belleli

 

12enclavehumor

 

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s