el bocado perfecto

Una de las principales preocupaciones tras la jubilación es mantener un buen estado físico y mental, y esa preocupación por la salud se acrecienta a medida que va pasando el tiempo. Según el centro tecnológico ainia, con estas premisas no es de extrañar que sean los alimentos funcionales los que encabezan las preferencias de los 50+. Un sector de población en aumento, con poder adquisitivo y necesidades alimentarias y nutricionales específicas, que constituye un interesante nicho de mercado para la industria alimentaria.

Empecemos definiendo que son los alimentos funcionales. Son alimentos elaborados no sólo por sus características nutricionales sino también para cumplir funciones específicas como mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades. ¿Y cuales son los alimentos que generan más demanda? Parece lógico pensar en los que pueden ayudar a hacer frente a las enfermedades crónicas más habituales con la edad, las artritis (50%), la hipertensión (34%), la enfermedades cardíacas (32%), el cáncer (23%) y la diabetes (19%), sin olvidar el efecto de la osteoporosis en la salud de las mujeres. En efecto, según los estudios citados por ainia en su artículo, los alimentos funcionales más solicitados son los productos de naturaleza láctea, productos con calcio que mejoren la resistencia ósea. También se buscan los contenidos reducidos en sal y grasas, y se consumen cada vez más preparados cardiosaludables ricos en Omega3 DHA. Una nueva tendencia son los alimentos enriquecidos con riboflavina, que mantiene la función nerviosa y por tanto reduce el riesgo de padecer demencia, o los suplementos que contienen omega3 y vitaminas del grupo B para mantener la agilidad mental. Otra línea son los alimentos con alto contenido en proteínas orientados hacia consumidores preocupados por la pérdida de masa muscular, ya que los humanos perdemos hasta un 37% por ciento del tejido muscular y aumentamos en un 114% por ciento la grasa corporal a medida que envejecemos.

Pero los alimentos funcionales son una tendencia de consumo generalmente complementaria a la de la alimentación sana y al consumo de productos alimenticios considerados antiedad. Últimamente se ha puesto de moda el consumo de té frente al café por sus propiedades antiaging. Se rechazan cada vez más los productos procesados. Se prefieren los productos frescos, pescado, fibra, frutas, jugos de frutas que aporten vitaminas y antioxidantes.

Existe también una tercera tendencia de consumo enfocada a los productos gourmet, los vinos de calidad, las fórmulas tradicionales, las delicatessen… que aunque cuesten un poco más permiten disfrutar mejor. En general estamos dispuestos a pagar más por alimentos premium, saludables y de características especiales. Es lógico permitirse un premio cuando ya se ha dejado de pagar la hipoteca y el número de comensales en casa se reduce a una o dos personas.

Y ahora que ya está claro lo que preferimos llevarnos a la boca, le toca a la industria intentar ponérnoslo fácil porque, según los mismos estudios, más del 50% de los mayores piensan que ni la publicidad ni el etiquetado de los productos los tiene en cuenta. Según los datos de la Encuesta Global de Nielsen sobre el Envejecimiento, realizada sobre más de 30.000 encuestados en 60 países, los españoles mayores de 65 años consideran que es complicado encontrar productos con etiquetas fáciles de leer, comentan la dificultad para localizar productos con información clara enfocada a un consumidor senior, apuntan la necesidad de envasados con cantidades más pequeñas adaptadas a sus necesidades de consumo… y como hemos comentado en otras ocasiones, es evidente la necesidad de implantar sistemas de cierre y apertura cómodos.

Todos estos datos coinciden con lo que hemos visto siempre en nuestras visitas fotográficas al mercado. Tenemos más tiempo libre y lo disfrutamos comiendo mejor, pero no solo pensando en sano sino también en sabroso. Según el Instituto de Política Familiar (IPF) en su informe de septiembre de 2015, uno de cada cinco españoles es mayor de 65 años, un 18,5% de la población está en esa franja de edad. Sin duda una oportunidad de negocio para la industria alimentaria y todo un reto para los puntos de venta que por ahora tampoco están adaptados para este tipo de cliente.

24elbocadoperfecto
Valencia, mercado central

 

nota.- informes citados en el artículo de ainia, Innova Market Insights en foodmanufacturing.com, informe sobre mercados alimentación Leatherhead Food Research, Encuesta Global sobre el envejecimiento de Nielsen Holdings, informe Challenges and Opportunities in Targeting the Senior Consumer de Euromonitor Internacional

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s