sudando camiseta

La imagen de apacibles ancianos dedicados a la contemplación y al cuidado de sus nietos es algo que ya pertenece al pasado. Si decimos que a los nuevos 60+ les gusta sudar la camiseta debéis entender esta afirmación de forma literal. El envejecimiento activo no se refiere tan solo a lo intelectual sino también a lo físico. Es necesario mantener el cuerpo en forma para poder mantener el deterioro a raya y eso es algo que las generaciones que están llegando ahora a la jubilación tienen totalmente asumido.

Los gimnasios especializados en fitness y pilates son una oferta clásica desde hace algunos años para quienes desean obligarse a cumplir semanalmente con sus sesiones de ejercicios. En estos centros es fácil encontrar personas de mediana edad y de edades avanzadas, dinámicas y sonrientes, que parecen estar cargando pilas más que castigando el cuerpo.

Los estudios demuestran que la actividad física regular, tres días a la semana, reduce de forma significativa el riesgo de padecer enfermedades de tipo coronario, accidentes cerebrovasculares, cáncer de colon, diabetes tipo 2, osteoporosis e hipertensión arterial. Ayuda a controlar el peso, contribuye a la salud de los huesos, los músculos y las articulaciones, ayuda a aliviar el dolor de la artrosis y reduce los síntomas de la ansiedad y depresión.

¿Por qué el ejercicio tiene estos efectos beneficiosos en el ánimo? Hay una respuesta científica que lo atribuye a su influencia sobre la corteza prefrontal del cerebro, la parte anterior de los lóbulos frontales del cerebro. Una región involucrada en la planificación de comportamientos cognitivamente complejos, en la expresión de la personalidad, en los procesos de toma de decisiones y en la adecuación del comportamiento social. Su actividad fundamental es la coordinación de pensamientos y acciones de acuerdo con metas determinadas, allí reside el centro de la voluntad.

Según las investigaciones de la Universidad de Tōhoku, la estimulación de la corteza prefrontal mediante el ejercicio aeróbico y de musculación, mejora el ánimo, aumenta las ganas de estar activo y también estimula el consumo.  Por eso las personas que realizan ejercicio físico intenso, que acuden con regularidad al gimnasio, además de sentirse en poco tiempo físicamente mejor, experimentan otros cambios insospechados. Con el ejercicio adelgazan y se vuelven más positivas, al encontrarse mejor física y mentalmente tienen ganas de arreglarse y por ello empiezan a comprar ropa, a salir y a viajar con mayor frecuencia.

¿Qué hacemos para mantenernos activos cuando dejamos de trabajar? Caminar, leer, usar el ordenador y la tablet para buscar información, ir al cine, estudiar idiomas, volver a la universidad, trabajo social… y a diferencia del público general que acude al gimnasio a la salida del trabajo y que viaja solo en verano, los jubilados lo pueden hacer a cualquier hora del día y durante todo el año.

Envejecimiento saludable, ejercicio, consumo, parece que van ligados. Y es que cuanta más energía tenemos, cuando mejor nos encontramos, más intereses desarrollamos, más necesidades generamos y por lo tanto más gastamos.

 

29sudandocamiseta
fotografía sacada de http://photorack.net
Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s