como en casa

Tenemos mucho que aprender de los jóvenes y cuando vemos su forma de viajar, de manera totalmente diferente a lo que nuestras generaciones+ están habituadas, no hay duda de que tenemos en ellos unos indudables maestros. Los jóvenes nos han descubierto como internet se convierte en una enorme ventana de posibilidades para el ocio y con un poco de práctica es posible organizar viajes que no tienen nada que envidiar a las ofertas de agencia. Con la etiqueta compartir es posible replantearse el concepto de alojamiento en los viajes y encontrar nuevas fórmulas, económicas y seguras.

Plataformas como Airbnb que ponen a nuestra disposición la oferta de viviendas , cuyos propietarios están dispuestos a abandonarlas, total o parcialmente, durante unos días para cedérnoslas en excelentes condiciones de habitabilidad y precio, son toda una sorpresa. Dispones así de un anfitrión en la sombra, te sabes un ocupa pero consentido y deseado, de forma que en cuestión de horas te sientes realmente como en casa. Opción excelente para viajar con amigos ya que permite disponer de un espacio común para relajarse y descansar tras las largas caminatas callejeando o visitando museos. Una alternativa siempre recomendable a partir de una cierta edad, ya que el viaje resulta mucho menos estresante sin la obligación de salir a cenar y luego a tomar una copa para poder proseguir la tertulia con los amigos.  Cuando estás cansado vuelves a casa, parada en el super de la esquina para cargar con lo que te apetezca y a compartir bocado y copa, en zapatillas, con la música a poco volumen.

Una variante exclusiva para mayores de 50 años es The Freebird Club, una iniciativa irlandesa que se basa en la economía colaborativa en el ámbito de los viajes, una plataforma donde los usuarios puedan alquilar por unos días una habitación de su casa a un viajero, o viceversa. Aquí la oferta puede ser totalmente diferente a la de Airbnb, la casa incluye anfitrión porque la intención del proyecto es que, si se desea, se pueda compartir tiempo en común entre anfitriones e invitados. Viajar con guía incluido siempre puede ser una interesante forma de descubrir nuevos lugares y una buena alternativa para viajeros que se sientan solitarios a la fuerza.

Es una iniciativa con un alto componente social, pensada para reducir la soledad en la que viven muchas personas jubiladas y también como alternativa para ganar algo de dinero para complementar las pensiones. Ser capaz de viajar, socializar, y además poder ganar dinero que complemente una pensión, puede sin duda generar beneficios en la autoestima y el bienestar general de una persona mayor, por ello esta fue una de las propuestas ganadoras en el concurso europeo Social Innovation Competition que busca apoyar iniciativas que desarrollen nuevas respuestas a los retos sociales.

En nuestro artículo “viajamos pero no con el imserso” os comentábamos que volveríamos a hablar del tema de los viajes para mayores para comentaros nuevas opciones. Promesa cumplida.

20comoencasa

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s