prejuicios al volante

El estudio que ha realizado la fundación Línea Directa sobre mayores conductores demuestra que tenemos muchos prejuicios cuando enjuiciamos la actividad de los demás. Su informe ‘Mayores de 65 años al volante: ¿peligro real o mito social?’, refleja que el mayor problema de un canoso que continúa conduciendo es la desconfianza que genera en el resto de la población. Según el estudio 860.000 conductores serían partidarios de retirar el carnet automáticamente a partir de esa edad, 2,8 millones les prohibiría la conducción nocturna y 4,4 millones retiraría el carnet a sus propios familiares. Una auténtica alarma social en la que casi 8 millones los calificarían de peligrosos.

Lo sorprendente es que el contenido del estudio revela una situación que en absoluto justifica semejantes opiniones. Este grupo de población registra 4 veces menos accidentalidad que los menores de 25 años y menos de la mitad que los automovilistas de 35 a 44 años. Los mayores son respetuosos con los límites de velocidad, no son agresivos en la conducción y aceptan sus limitaciones físicas, por lo que prefieren hacer pocos kilómetros y no conducir de noche. Además son conscientes de los riesgos que supone un accidente para ellos ya que su mortalidad tras un siniestro multiplica por 2,5 a la del resto de conductores y la probabilidad de resultar herido grave es un 9% más alta que la de los demás automovilistas.

Una conclusión del estudio es sin duda que su conducción es responsable, algo que no es frecuente en otros tramos de edad, por eso es interesante también fijarse en el análisis de mayores causas de siniestralidad para prestar mas atención en estas circunstancias y disminuir riesgos. Los incidentes de estos automovilistas suelen producirse con turismos en carreteras convencionales y con coches más envejecidos que la media. Las intersecciones, las incorporaciones y los giros a la izquierda suelen ser más críticas para los mayores.

Una vez demostrado que un mayor al volante no es un peligro público convendría bajar los ánimos y acostumbrarse a que los cambios demográficos del siglo XXI prolongarán la edad de conducción al igual que se retrasará la edad de jubilación. Vivimos más años y en mejores condiciones físicas y esto afecta también a los tópicos. Los canosos al volante cada vez serán más habituales en nuestros desplazamientos y eso es una tendencia en todos los países desarrollados.

Según datos de la CBS Statistics Netherlands, la mitad del kilometraje conducido por los holandeses se realiza después de la jubilación. El coche propio es el medio de transporte más utilizado entre los pensionistas holandeses que lo usan principalmente para desplazarse en sus visitas y compras pero también en sus viajes al extranjero. Dos tercios de los hogares de pensionistas tiene al menos un coche, siendo menor el porcentaje 45% en hogares con una sola persona y 89% el resto. En 2013 los pensionistas singles condujeron un promedio de casi 7.000 kilómetros y los que vivían en pareja más de 10.000. Es cierto que el sedentarismo aumenta con la edad y en los hogares con personas mayores de 85 años se condujo una media de 4.700 kilómetros, casi dos tercios menos que los jubilados de 55 a 60 años. Y como siempre, y a todas las edades, los hombres conducen más que las mujeres, 8.000 kilómetros para los hombres frente a 6.000 kilómetros para las mujeres.

Si os interesa el tema o queréis tranquilizar a vuestros hijos podéis descargaros el informe de fundación Línea Directa o ver un resumen en youtube.

76prejuiciosalvolante

 

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s