yo y mis bastones

Cuando por primera vez me quejé al médico de ciertas molestias en la rodilla no dudó ni un minuto en prescribirme solución: adelgazar unos kilos y tres días semanales de marcha nórdica. Si, ‘marcha nórdica’, no se trata de nada exótico, no es una nueva moda en los gimnasios ni un deporte de competición, se trata del remedio de siempre, andar, pero con la ayuda de dos bastones que te permiten castigar menos las articulaciones y con los que puedes aumentar el beneficio cardiovascular del ejercicio.

Parece que hacer ejercicio es inevitable a partir de cierta edad y, puestos a elegir, los expertos dicen que caminar es el mejor ejercicio, el más saludable y el más barato. No me extrañó pues el consejo del especialista pero lo de los bastones si que me sorprendió. En alguna excursión me había cruzado con un senderista que los manejaba, generalmente un canoso, y nunca pensé que fuera algo necesario o útil, más bien me parecía un poco excesivo. El médico me dijo que buscara tutoriales en internet para aprender a manejarlos, empecé a investigar sobre el tema y encontré mucha más información de la que esperaba, y es que se trata de una práctica habitual en otros países donde la gente no solo planifica excursiones para pasear sino que normalmente camina por la ciudad con sus bastones, aprovechando sus desplazamientos diarios para incrementar los beneficios que produce el ejercicio.

Para caminar el escenario ideal es la ciudad, puedes improvisar en cualquier lugar y en cualquier momento, así andar se convierte en un hábito diario, el ejercicio no tiene porque ser duro y extenuante, se trata de moverse, de evitar el sedentarismo. Caminar deprisa es tan positivo para controlar la presión arterial, el colesterol y el riesgo de diabetes, como correr en plan maratoniano, lo que realmente importa es la distancia recorrida, y no el tiempo. En la marcha nórdica mover los brazos al impulsar los bastones nos obliga a utilizar muchos más músculos en el movimiento y tiene además un efecto aeróbico positivo como ejercicio cardiovascular. Andar también es eficaz contra el insomnio, mejora la salud de los huesos, ayuda a perder peso y mejora el estado de ánimo. Todo son ventajas y además es un deporte fácilmente accesible, para practicarlo basta cruzar la puerta y llegar a la calle, un zapato cómodo… y mis bastones.

Hace un año que siguiendo el consejo del médico tengo un par de bastones de marcha en mi poder, y toda la información sobre sus ventajas y la forma de usarlos asimilada. En mis paseos por el campo ya los utilizo sin problemas, lo que no consigo es acostumbrarme a practicar marcha nórdica en la ciudad. La gente me mira como a un bicho raro, exactamente igual que hice yo cuando empecé a cruzarme senderistas con dos bastones. Si practicar marcha nórdica es algo tan beneficioso para la salud se debería empezar a prescribir este tipo de ejercicio en la seguridad social de forma generalizada. Los paseos de las ciudades están llenos de canosos haciendo ejercicio, todos los pueblos tienen su ruta del colesterol, si tan solo una pequeña parte de estos caminantes practicaran la marcha nórdica notarían que se multiplican los efectos positivos de su esfuerzo… y yo podría seguir las indicaciones de mi médico sin sentirme tan ridícula ni tan sola.

30yoymisbastones
fotografia de http://www.excursionsmenorca.com

 

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s