ventanas 3

Buscando soluciones para que los ancianos no se escapen por las ventanas hemos hablado de habitats compartidos como alternativas al modelo de residencia de mayores en nuestra entrada ventanas 1, y de servicios de apoyo para facilitar la permanencia en el propio hogar en ventanas 2. Nos falta tratar una tercera línea de trabajo que refuerza cualquiera de las medidas anteriores, el apoyo psicológico.

Las soluciones de atención o vigilancia no sirven para combatir la enfermedad más traumática que sufren los mayores, la soledad.  La mayoría de los mayores viven con sus parejas o solos en su propia casa, el aislamiento social es creciente con la edad y tiene efectos incapacitantes ante la vida. Vivir en una residencia no soluciona necesariamente el problema. Existen iniciativas de atención personalizada, normalmente sostenidas por voluntariado y hoy os comentaremos varias.

En Holanda tenemos el ejemplo de Humanitas, una residencia de mayores que ofrece apartamentos pequeños, completamente gratuitos, para estudiantes. A cambio estos se comprometen a compartir 30 horas al mes de su tiempo, con actividades de acompañamiento a los ancianos que viven en la casa.  Actualmente, son seis estudiantes los que comparten el edificio con alrededor de 160 personas mayores. Los visitan para charlar, los acompañan en sus compras al centro comercial, les enseñan a usar un ordenador, cocinan con ellos… Los estudiantes tienen su vida independiente, pueden salir y entrar cuando quieran, hacer su propio horario, siempre que no molesten y compartan su cuota de tiempo libre con los residentes.

La convivencia entre jóvenes y mayores es una de las mejores terapias para animar la vida de las personas de edad avanzada. Existen iniciativas muy dispares que intentan mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante actividades compartidas con jóvenes. La experiencia intergeneracional comporta un intercambio de energía, creatividad, afecto y compañía que enriquece la vida de todos, uno de los estudiantes de Humanitas cuenta su experiencia en este enlace.

En Francia, por ejemplo, han existido diversas iniciativas para propiciar este acompañamiento. Desde hace tiempo se ven planes para que personas mayores que viven solas alojen estudiantes en sus viviendas. Recientemente se ha creado un proyecto de renta subsidiada para los estudiantes que trabajen como voluntarios en residencias de ancianos.

En España existe una asociación llamada adopta un abuelo que se fundó en octubre de 2014 y cuyo objetivo es el acompañamiento de mayores. La entidad promueve el voluntariado entre jóvenes y firma acuerdos con residencias para lograr que los ancianos reciban semanalmente la visita de sus nietos adoptivos. Actualmente tienen más solicitudes de jóvenes interesados en participar que de residencias que soliciten su participación en el programa, no todas están dispuestas a abrir sus puertas. Cada mayor que participa en el programa es acompañado una vez por semana, durante nueve meses, por dos universitarios. La adopción se realiza por parejas para no crear dependencia y para que aunque uno de los nietos no puede acudir un día el encuentro semanal se celebre siempre.

Vincles BCN es un proyecto social, para prevenir el aislamiento de las personas mayores en la ciudad de Barcelona. Ganó la primera edición europea del premio Mayor’s Challenge 2014, un concurso organizado por Bloomberg Philanthropies que reconoce ideas que busquen resolver los principales retos que tienen las ciudades. Uno de cada cinco habitantes de BCN tiene actualmente más de sesenta y cinco años, cien mil superan los ochenta y una tercera parte viven solos. Para garantizar la independencia y seguridad de este colectivo, el consistorio ya había puesto en funcionamiento el servicio de teleasistencia o el proyecto Radars. Con Vincles BCN amplía la red de apoyo municipal combinando la atención pública y la personal. El servicio consiste en generar una red de confianza alrededor de personas mayores para conseguir que se sientan menos solas. Se basa en una aplicación para dispositivos móviles que facilita la conexión de la persona mayor con su círculo de relaciones y, al mismo tiempo, con los servicios de asistencia social o sanitaria. Familia, amigos, empleados públicos y voluntarios estarán interconectados entre ellos y con el usuario, permitiendo hacer llamadas, enviar mensajes de voz o hacer un seguimiento de la medicación.

En cualquier lugar, en cualquier ámbito, pueden producirse iniciativas de este tipo. Ya os hablamos en nuestra entrada if not now de las reuniones mensuales organizadas por Contact The Elderly en Inglaterra, Escocia y Gales para tomar el te con ancianos solitarios y de la estupenda idea de la residencia Providence Mount St. Vincent que os mostrábamos en present perfect de compaginar servicios asistenciales a mayores con los de guardería infantil.

Una gran sonrisa, una mirada de cariño, son la mejor respuesta al tratamiento contra esa lacra social, el aislamiento.  Iniciativas públicas o privadas, sistemas organizados o simples medidas de atención en nuestro entorno… cualquier iniciativa es buena y un pequeño esfuerzo tiene garantizados grandes resultados.

 

33ventanas3

 

Anuncios

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s