amenazas

En enero de 2013 unas amenazantes declaraciones del ministro de finanzas japonés Taro Aso, sorprendían en los medios. La política de austeridad del ejecutivo japonés llevaba sus comentarios no solo hacia posiciones políticamente incorrectas sino hasta límites intolerables en una sociedad civilizada.

Decidido a recortar el gasto público en sanidad y prestaciones sociales, pidió a los ancianos del país que se diesen prisa en morir para que de esta manera el estado no tenga que pagar su atención médica. Según informaba el diario El mundo refiriendo al británico The Guardian, Aso afirmó, dirigiéndose a los mayores durante una reunión del Consejo Nacional sobre la reforma de la Seguridad Social, “Dios no quiera que ustedes se vean obligados a vivir cuando quieran morir. Yo me despertaría sintiéndome mal sabiendo que todo está pagado por el Gobierno”. Afortunadamente existía una solución para disminuir esta carga y en nombre del gobierno pidió la colaboración de los mayores para alcanzarla “El problema no se resolverá a menos que ustedes se den prisa en morir”.

Parece una escena de película de ciencia ficción, pero los medios la difundieron como cierta y el ministro intentó disculparse días después. En un país con una sensibilidad especial hacia la tercera edad y donde casi una cuarta parte de sus 128 millones de habitantes son mayores de 60 años estas declaraciones fueron recibidas como un insulto por algunos sectores de población, pero desgraciadamente reflejan la forma de pensar de otros muchos que se sienten amenazados por los cambios demográficos. En 1975, la población japonesa era la más joven de todos los países de la OCDE, con un 8% de habitantes mayores de 65 años, actualmente los mayores representan el 27% de la población y serán un 41% hacia el 2050. Con un índice de natalidad de 1,43 hijos por mujer, no se puede garantizar la renovación de las generaciones. Ahora hay 2,3 trabajadores por persona jubilada, pero en el 2050, habrá sólo 1,3. Se ha acelerado el envejecimiento del país y la esperanza de vida sigue aumentando.

Con estos datos es peligroso, pero probable, que se puedan adoptar dinámicas sociales más individualistas, que prescindan de valores tradicionales como el respeto a la edad y a los mayores, la piedad filial, y los sistemas de retiro basados en la participación intergeneracional. La humanidad ha optado en numerosas ocasiones por adoptar políticas de eliminación del más débil como medio de supervivencia. La cultura griega es un buen ejemplo. Tradicionalmente el miembro eliminado ha sido el más oneroso para la comunidad, los niños, los enfermos…

Tremenda solución la propuesta por Taro Aso y lo curioso es que es católico y como nació en 1940, tiene ahora 76 años. Sabiendo que pertenece a una familia tradicional y acomodada, sus declaraciones no deben responder a un intento de promover un odio social hacia los ancianos sino tan solo hacia aquellos pobres y enfermos que no pueden costear su subsistencia.

El ministro reconoció que su lenguaje había sido inadecuado en un foro público e insistió en que estaba hablando tan solo de sus preferencias, su opinión personal. Pero en una situación en la que el cuidado de las personas mayores es uno de los retos socialmente más importantes para las próximas décadas, no es disculpa. Atención al discurso político, de ahí a la limpieza étnica o a inducir a la eutanasia encubierta, no hay más que un paso.

84amenazas
fotografía: The Telegraph

 

Anuncios

Un comentario en “amenazas

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s