singulares e integrados

Mango titula su última campaña A story of uniqueness, intentando remarcar la adaptabilidad de su colección a todo tipo de público, unas prendas que responden a todos los gustos y todas las edades. Su campaña se basa en la capacidad de la firma para satisfacer todo tipo de necesidades, valorando la singularidad de cada individuo, su personalidad a la hora de expresarse y su talento para crear un estilo propio a la hora de vestir. Y con esas premisas no nos extraña encontrar dos canosos entre los modelos que presentan la colección.

La campaña se estructura alrededor de siete personas de edades comprendidas entre los 20 y los 63 años, fotografiados en situaciones cotidianas por Angelo Penetta autor de los retratos y del vídeo de la campaña.

Enseguida identificamos a Lyn Slater, profesora universitaria estadounidense de 63 años, que se ha convertido en muy poco tiempo en influencer e icono de moda con su blog Accidental Icon. Es inconfundible con su melena blanca y su pose segura y desafiante ante la cámara. Su lema es “Age is not a variable”, y quiere dar visibilidad a la gente mayor, interesada por la moda y que vive una vida normal.

El otro modelo, cincuentón aunque no canoso, es Andre van Noord, un modelo profesional holandés de 53 años que combina este trabajo con su afición a la fotografía y la música. En esta campaña posa junto con su hijo Parker, estudiante, que está iniciándose en la profesión de su padre.

No es la primera vez que Mango nos sorprende con una campaña dirigida a un público amplio que incluye personas excluidas en colecciones de otras firmas por talla o edad. Desde su apuesta con Violeta by Mango hemos comprobado que la empresa no tiene miedo de que su marca se asocie con un público alejado de los cánones de extrema delgadez y juventud a los que nos tiene acostumbrados el negocio de la moda, os lo comentábamos en nuestra entrada “un hastag para exigir una moda para todos”.

El mercado está cambiando, dirigirse hacia sectores emergentes de consumo es la apuesta inteligente de las empresas. Mango no ha abandonado a su público juvenil, simplemente lo ha ampliado con otro perfil de consumidor y no tiene ningún problema en hacerlos convivir en sus campañas y en sus tiendas. Esto ha sido posible porque socialmente se ha producido en los últimos años un cambio de perspectiva que nos permite abandonar las etiquetas peyorativas que castigaban a gordos y viejos.

La singularidad, la personalidad, el rechazo a los tópicos son valores en alza y es el momento de reivindicar que ya tenemos edad para poder vestir como nos guste, y estamos dispuestos a hacerlo si hay empresas dispuestas a proporcionarnos la ropa que queremos.

 

 

Un comentario en “singulares e integrados

tu comentario/ your comment/ votre commentaire

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .